El Jinete Azul: Kandinsky, Marc, Jawlensky y Klee

Der Blaue Reiter (El Jinete Azul) fue el nombre que recibió un grupo de artistas expresionistas, fundado por Vasili Kandinski y Franz Marc en Múnich en 1911 hasta 1913, que transformó el expresionismo alemán.

También formaron parte del grupo, entre otros, August MackeGabriele MünterAlexei von JawlenskyMarianne von Werefkin y Paul Klee. A todos ellos les unía su interés común por el Arte medieval y primitivo, así como los movimientos coetáneos del Fauvismo y el Cubismo. August Macke y Franz Marc defendían la opinión de que cada persona posee una verdadera vivencia o experiencia interna y externa, que se dan la mano gracias al arte. Kandinsky construyó las bases teóricas que cimentaron esta idea. Se perseguía así una «igualdad de derechos» de las distintas manifestaciones artísticas.

Origen del nombre del grupo
El nombre del grupo deriva de un cuadro del mismo nombre del año 1903 de Kandinsky, que sirvió como ilustración de la portada de 1912 del Almanach (Almanaque). Esta obra programática, entregada por Kandinsky y Marc (Editorial Piper, Múnich, 1912) recogía, en palabras de Marc, «Los más nuevos movimientos pictóricos en Francia, Alemania y Rusia, y enseña sus finos hilos de conexión con el Gótico y con los primitivos, con África y el gran Oriente, con el arte originario del pueblo tan fuertemente expresivo y con el arte infantil, especialmente con los movimientos musicales y de los escenarios más modernos de la Europa de nuestro tiempo»Arnold Schönberg, por ejemplo, también aportó textos y cuadros a la composición «Herzgewächse».

Exposiciones
La primera de las dos exposiciones del Jinete Azul tuvo lugar desde diciembre de 1911 hasta el 1 de enero de 1912 en la Galería Moderna Thannhäuser en Múnich. Se mostraron 49 obras de Henri RousseauAlbert BlochHeinrich CampendonkRobert DelaunayWassily Kandinsky, Macke y Münter entre otros. Más adelante se convirtió en una exposición itinerante, recorriendo varias ciudades, entre ellas Colonia y Berlín.

La segunda exposición se desarrolló desde el 12 de febrero hasta el 18 de marzo de 1912 en la librería y galería de arte muniquesa Hans Goltz. En ella se exhibieron 315 dibujos y la obra gráfica de más de 30 artistas de esa exposición.

Contexto
Calvo Serraller hace hincapié en que el contexto del grupo El Jinete no tuvo nada que ver con el del Puente. La Alemania meridional tenía una personalidad histórica diferente. Era católica, campesina y más extrovertida. Además, el ambiente artístico era menos cerrado. Por otra parte, la fundación de este grupo no tuvo un programa artístico o declaración. LEs unía la necesidad de organizar exposiciones sin trabas y sin problemas, así que, en consecuencia, no tuvo cohesión interna.

La formación y la ambición intelectual de algunos de los más significativos miembros de El Jinete Azul, como Kandinsky y Marc, eran muy superiores. Francisco Calvo Serraller.

  • Kandinsky. Antes de decidir dedicarse a la pintura e instalarse, en 1896, en Múnich, abandonando su Rusia natal, había renunciado a ocupar una cátedra de derecho, especialidad esta en la que era una autoridad, así como en economía política. Era un perfecto intelectual, amante de la música, las matemáticas y las ciencias naturales, y que cambia el rumbo de su vida a los treinta años, algo verdaderamente insólito.
  • Franz Marc. También tenía una personalidad especial. Era hijo de pintor y eso hace que hubiera seguido incialmente una carrera académica de artista más convencional, pero poseía, sin embargo, una intensa inquietud espiritual y filosófica, que le llevó a visitar en 1906 el monasterio del monte Athos, en Grecia.

Fueron estos dos artistas los que juntos iniciaron el movimiento. Inventaron también el nombre y le dotaron de una buena cobertura teórica: a través del Almanaque del Jinete Azul. Fue una revista. como explica Calvo, insólita en los círculos de vanguardia: contaba con las mejores colaboraciones y había originales ilustraciones sobre arte primitivo, infantil, popular y de vanguardia contemporánea.

Resultado de imagen de almanaque jinete azul


KANDISNKY
(KAJSDH-ASHD)

Pionero y teórico del arte abstracto. Kandinsky compaginó sus estudios de derecho y economía con clases de dibujo y pintura. Al tiempo que se interesaba por la cultura primitiva y las manifestaciones artísticas populares rusas, muy especialmente por el arte propio de la región de Volodga, rico en ornamentos, también descubrió la obra de Rembrandt y Monet.

Cuando cumplió los treinta años, Kandinsky abandonó la docencia y fue a estudiar pintura a Munich, renunciando a un porvenir académico ya consolidado. En esta ciudad asistió a las clases de Franz von Stuck y en ellas conoció a Paul Klee, con el que mantendría una sincera y prolongada amistad. Su interés por el color está presente desde el comienzo de su carrera, y se puede apreciar en sus primeras pinturas la influencia del postimpresionismo, el fauvismo y el Jugendstil alemán.

Entre 1902 y 1907 Kandinsky realizó diferentes viajes a Francia, Países Bajos, Túnez, Italia y Rusia, para instalarse finalmente en Murnau, donde pintó una serie de paisajes alpinos entre los años 1908 y 1910. Tal como narra él mismo en su biografía, por entonces se dio cuenta de que la representación del objeto en sus pinturas era secundaria e incluso perjudicial, y que la belleza de sus obras residía en la riqueza cromática y la simplificación formal.

Este descubrimiento le condujo a una experimentación continuada que culminó, a finales de 1910, con la conquista definitiva de la abstracción. Kandinsky refundió la libertad cromática de los fauvistas con la exteriorización del impulso vivencial del artista propuesto por los expresionistas alemanes de la órbita de Dresde, en una especie de síntesis teñida de lirismo, espiritualidad y una profunda fascinación por la naturaleza y sus formas.

Amarillo-rojo-azul (1925), de Kandinsky.

Entre 1910 y 1914, Kandinsky pintó numerosas obras que agrupó en tres categorías: las impresiones, inspiradas en la naturaleza; las improvisaciones, expresión de emociones interiores; y las composiciones, que aunaban lo intuitivo con el más exigente rigor compositivo. Estos cuadros se caracterizan por la articulación de gruesas líneas negras con vivos colores; en ellos todavía se percibe un poco la presencia de la realidad.

En 1911 fundó junto a Franz Marc y August Macke el grupo Der Blaue Reiter, organizando diversas exposiciones en Berlín y Munich. Paralelamente a su labor creativa, reflexionó sobre el arte y su estrecho vínculo con el yo interior en muchos escritos, sobre todo en De lo espiritual en el arte (1910) y en el Almanaque de Der Blaue Reiter, en el que, junto a dibujos y grabados de miembros del grupo, aparecían otras manifestaciones artísticas, como partituras de Schönberg(Kandinsky mantuvo una constante y fructífera relación con la música durante toda su vida) y muestras del arte popular e infantil.

Al estallar la Primera Guerra Mundial, Kandinsky volvió a Moscú; allí emprendió varias actividades organizativas en el marco del Departamento de Bellas Artes del Comisariado Popular de la Educación. En 1917 se casó con Nina Andreievsky, y cuatro años más tarde se trasladó con ella a Alemania para incorporarse a la Bauhaus en la primera etapa de Weimar, donde continuaría como profesor hasta poco antes de su disolución.

La influencia del entorno de la Bauhaus se dejó sentir, y su obra experimentó una transición hacia una mayor estructuración, tanto compositiva como formal, que se ha dado en llamar el período arquitectural de su pintura, al cual siguió otro de transición en que experimentó con los trazos circulares y concéntricos (Círculos, 1926). También escribió manifiestos para la Bauhaus y publicó el libro Punto y línea sobre el plano.

En 1933, clausurada la Bauhaus por los nazis, el pintor se instaló en Francia. En esta última etapa de su vida continuó en su particular búsqueda de formas inventadas, que plasmó por medio de colores combinados de manera compleja e inspirándose en signos geométricos y en motivos decorativos eslavos, como hiciera ya al comienzo de su trayectoria pictórica.

Libro: De lo espiritual en el arte
La educadora Elena García hace un resumen del libro que publica Kandinsky y que aquí destacaremos en puntos.

  1. La obra de arte es la expresión del artista nacida de su necesidad interior,  la expresión de su época, a través de un estilo, y la expresión misma del arte, aquello que es común a todas las expresiones artísticas del ser humano y que Kandinsky denomina la gran necesidad o semejanza del sentir íntimo, que pueden ser traducido en formas parecidas que resuenen en el espectador de todos los tiempos.
  2. Kandinsky retoma el dicurso de la dualidad inseparable entre forma y contenido, plantenado de nuevo la relación y problema que todo artista debe resolver entre el qué y el cómo. Si bien la forma y el color es el lenguaje del artista (el cómo), su expresión, ésta queda vacia si no la sustenta un significado (el qué) como ocurre en el conocido Arte por el arte donde el arte pierde el alma. Un qué espiritual basado en la comunicación entre el artista y el espectador eterno y un cómo material  (composición).  El artista que se deje llevar por el éxito se ocupará más del cómo dejando sin pan espiritual al espectador.
  3.  A lo largo del libro Kandinsky explica la necesidad de liberar al arte del naturalismo, de la utilización de la naturaleza como modelo, sometiendo al puro lenguaje expresivo, color y forma, a elementos externos a él.
  4. Kandinsky diferencia dos efectos que el color tiene sobre el espectador.
    El efecto físico que produce una especial resonancia en el que ve, produciendo sensaciones de alegría, por ejemplo. Un efecto que queda asociado a esas sensaciones inequívocamente, adquiriendo cualidades a través de la experiencia, como sonidos interiores propios de cada color.
    El efecto físico del color se puede valorar a través de la cromoterápia, el color sobre el sistema nervioso, no solo por asociación sino por repercusión física.
    un efecto psicológico cuando por asociación, el color queda ligado a significados personales y culturales, o a objetos y  formas.
Cuadrados y círculos concéntricos de Kandinsky

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *