Press Enter / Return to begin your search.

Se denomina Escuela de París a un grupo heterodoxo de artistas que trabajaron en París en el periodo de entreguerras (19151940), vinculados a diversos estilos artísticos como el posimpresionismo, el expresionismo y el surrealismo.

El término engloba a una gran variedad de artistas, tanto franceses como extranjeros, que residían en la capital francesa en el intervalo entre las dos guerras mundiales. En aquella época París era un fértil centro de creación y difusión artística, tanto por su ambiente político, cultural y económico, como por ser el origen de diversos movimientos de vanguardia como el fauvismo y el cubismo, y lugar de residencia de grandes maestros como PicassoBraqueMatisse y su discípulo japonés Yoshio AoyamaLéger, etc. También era un notable centro de coleccionismo y de galerías de arte.

En la Escuela de París dominó una gran diversidad estilística, sin embargo, la mayoría estuvieron vinculados en mayor o menor medida al expresionismo, si bien interpretado de forma personal y heterodoxa: artistas como Amedeo ModiglianiChaïm SoutineJules Pascin y Maurice Utrillo fueron conocidos como “les maudits” (los malditos), por su arte bohemio y torturado, reflejo de un ambiente noctámbulo, miserable y desesperado. En cambio, Marc Chagall representa un expresionismo más vitalista, más dinámico y colorista, sintetizando su iconografía rusa natal con el colorido fauvista y el espacio cubista.


AMEDEO MODIGLIANI
(1884 – 1920)

Fue un pintor y escultor judío italiano que trabajó principalmente en Francia. Es conocido por sus retratos y desnudos en un estilo moderno que se caracteriza por la prolongación de rostros y figuras, que no fueron bien recibidas durante su vida, pero que luego fueron aceptadas. Modigliani pasó su juventud en Italia, donde estudió el arte de la antigüedad y el Renacimiento hasta que se mudó a París en 1906. Allí entró en contacto con artistas prominentes como Pablo Picasso y Constantin Brâncuşi.

La obra de Modigliani incluye pinturas y dibujos. De 1909 a 1914, sin embargo, se dedicó principalmente a la escultura. Su tema principal eran retratos y figuras completas de humanos, tanto en las imágenes como en las esculturas. Durante su vida, Amedeo Modigliani tuvo poco éxito, pero después de su muerte alcanzó una mayor popularidad y sus obras de arte lograron altos precios. Murió a los 35 años en París de meningitis tuberculosa.

En 1906 se traslada a París, que es por la época el centro de la vanguardia. En el Bateau-Lavoir, un falansterio para proletarios de Montmartre, conoce a Max JacobVan DongenPicassoGuillaume ApollinaireDiego RiveraChaïm SoutineVicente Huidobro y otros personajes célebres. Influido en principio por Toulouse-Lautrec, Amedeo encuentra inspiración en Paul Cézanne, el cubismo y la época azul de Picasso. También es evidente la influencia que ejercen sobre él Gustav Klimt y las estampas del japonés Utamaro. Su rapidez de ejecución le hace famoso. Nunca retocaba sus cuadros, pero los que posaron para él decían que era como si hubiesen desnudado su alma.

En 1909, se pasa un breve período en Livorno, enfermo y deteriorado en su salud por los excesos de su vida. Regresa a París y alquila un estudio en Montparnasse. Se considera a sí mismo más escultor que pintor. Las figuras de Modigliani presentan una fuerte estilización que se puede apreciar en sus cabezas con cuellos largos, narices agudas y ojos representados como contornos, que son clara referencia a aquellas esculturas de los primitivos muy apreciadas por los círculos de vanguardistas de París.

Amedeo Modigliani en su estudio, 1915. Foto de Paul Guilliaume
 Descubre el arte africano y camboyano en el Musée de l’Homme de París. Sus estatuas se reconocen por los ojos almendrados, las bocas pequeñas, las narices torcidas y los cuellos alargados. Se presentó una serie en el Salón de Otoño de 1912, pero tuvo que dejar de esculpir porque el polvo le causaba problemas de salud. Retrató a los habituales de Montparnasse, como SoutineDiego RiveraJuan GrisMax JacobBlaise Cendrars y Jean Cocteau.
Retrato de una chica, Modigliani, 1917. Licencia esta imagen
Retrato de una chica, 1917. Para cuando Modigliani pintó este retrato, había desarrollado su estilo distintivo de representar la figura. El cuello alargado y las características estilizadas de esta mujer encarnan su visión personal de la belleza. Se deriva de su interés en una gran variedad de artes que entonces se consideraban “primitivas”, incluidas esculturas africanas y esculturas camboyanas, así como las pinturas y esculturas del siglo XIII de su Italia natal. Fue invitado por su amigo Gino Severini para unirse al movimiento de arte futurista que celebró el dinamismo de la vida moderna. Modigliani prefirió en cambio perseguir su propio desarrollo artístico. Fuente
Al iniciarse la Primera Guerra Mundial, intenta alistarse, pero su precaria salud se lo impide. Conocido como “Modì” por sus amigos, Amedeo emana magnetismo hacia las mujeres. Tiene numerosos romances hasta que entra en su vida Beatrice Hastings, con la que mantendrá una relación tormentosa de unos dos años. Ésta le sirve de modelo en varios retratos, como “Madame Pompadour“. Cuando está bajo los efectos del alcohol, es triste y violento, como muestra el dibujo de Maria Vassilieff. Sobrio, es tímido y encantador, le gusta citar a Dante Alighieri y recitar poemas del libro del conde de Lautréamont Los cantos de Maldoror (Les Chants de Maldoror) libro del que siempre tiene cerca un ejemplar.
Jeanne Hébuterne
Jeanne Hébuterne, Modigliani, 1919.

Retrato de Jeanne Hébuterne, 1919. Modigliani conoció a Jeanne Hébuterne en abril de 1917 mientras ella estudiaba pintura en la Académie Colarossi. Jeanne tenía 19 años y era miembro de una familia burguesa que no vio con buenos ojos la relación de su hija con el bohemio artista, catorce años mayor que ella. La muchacha no dudó en renunciar a su relación familiar y se fue a vivir con Modigliani a un piso alquilado de la rue de la Grand Chaumière, compartiendo la miseria y las escasas alegrías que podía proporcionar el pintor. La invasión de París por las tropas alemanas en 1918 llevó a la pareja a Niza donde nacerá Jeanne, niña que Modigliani reconoció como suya, el 29 de noviembre. En julio del año siguiente Amedeo firma una promesa de matrimonio con Jeanne que de nuevo está embarazada.
Jeanne será una de las modelos favoritas del artista, posando para él en al menos veinticinco ocasiones. Los retratos y desnudos pintados por Modigliani, aparentemente tradicionales, están cargados de inquietud, de tensión interior y desasosiego. Retrató a sus amigos, transmitiéndoles su desolada melancolía, y sometiéndolos a deformaciones expresivas, que contribuyen a calar más hondo en su interior. Modigliani dejó en estos retratos una galería de la elite bohemia del París de la segunda década del siglo, en cuadros que más que retratos, como ha escrito Argan, son “composiciones poéticas dedicadas a…”. En cuanto al estilo, los contornos se marcan con fuerza, en líneas gruesas o delgadas, pero siempre fluidas, herederas del arabesco modernista, mientras los cuerpos y el espacio son planos de color que se yuxtaponen. Fuente

El siguiente verano, la escultora ucraniana Chana Orloff le presenta a su amiga Jeanne Hébuterne, una estudiante de 18 años que había posado para Foujita. Cuando la familia burguesa de Jeanne se entera de esta relación con el que era considerado un depravado, le corta su asignación económica.

Cartel de la primera y única exposición individual de Amedeo Modigliani, en la galería de Berthe Weill en París, en diciembre de 1917. Debido a sus desnudos, fue cerrada bajo la acusación de escándalo público.
 El 3 de diciembre de 1917 celebra su primera exposición, en la galería de Berthe Weill, pero horas después la autoridad la cierra por indecencia. Debido a sus problemas de salud, tiene que trasladarse a Niza con Hébuterne, que da a luz en 1919 a una hija a la que llamará Jeanne. Por sugerencia del marchante Guillaume, realiza una serie de desnudos (ahora sus obras más cotizadas), con la pretensión de venderlos a los millonarios que veranean en la Costa Azul, sin mayores éxitos.

En mayo de 1919, vuelve a París, a la calle de la Grande Chaumière. Su salud se deteriora con rapidez. Tras un largo período en el que sus vecinos no sabían nada de él y después de una noche de excesos y de haber peleado con unos vándalos en la calle, le encuentran delirando en la cama a la vez que sostenía la mano de Jeanne embarazada casi de nueve meses. Lo único que puede hacer el médico es atestiguar que su estado es desesperado. Muere de meningitis tuberculosa el 24 de enero de 1920. Unos días antes había pedido el permiso al gobierno francés para contraer matrimonio con Jeanne.

Los más importantes artistas de Montmartre y Montparnasse siguen los funerales hasta el cementerio parisino de Père-Lachaise. Jeanne Hébuterne, llevada a casa de sus padres, se suicida tirándose desde la ventana de un quinto piso después del funeral de Modigliani, embarazada por segunda vez.

La hermana de Modigliani que vivía en Florencia, adopta a su hija huérfana. Ésta escribirá una importante biografía de su padre titulada Modigliani: Hombre y mito.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *