Anatomía de Grey y Antonio Saura: la imposición del relativismo

| The Rascals – Bond Girl

Anatomía de Grey, capítulo nº 15 de la quinta temporada. Addison, la cirujana de ginecología del hospital, ingresa a su hermano con parásitos en el cerebro. El Dr. Derek (su exmarido y cirujano de neurología) acaba de decirle que va a morir, pues es una operación imposible de realizar sin matar al paciente, es decir, a su hermano. Así que Addison, asustada y sin saber qué hacer, corre a la capilla del Hospital. Allí la ven algunos médicos amigos suyos.

Traigo este diálogo porque me parecen muy interesantes los mensajes entre Adisson (la pelirroja de melena corta) y Callie (la morena con el pelo largo y bata blanca).

Aquí, creo, hay muchas cosas que hablan de la sociedad actual. Y si hablamos de la sociedad actual también hablamos del arte contemporáneo, que tanto nos esforzamos (al menos en este blog) por entenderlo y quererlo. Sí, son generalizaciones, pero a veces (aunque imprecisas) nos ayudan a comprender.

  • La, cada vez más, falta de fe: Addi no reza. Y la falta de oración: no sé cómo rezar.
  • La visita a la Iglesia por convención social: No sé cómo rezar porque soy de las que sólo va a la Iglesia por Navidad.
  • Antes pensamos que alguien está pensando, reflexionando, a que está rezando. Y si alguien reza es porque está asustado. No está rezando, se está escondiendo.
  • A penas se ora, sólo se habla con Dios. La existencia, entonces, de un Dios personal y, por tanto, subjetivo. Algo egoísta. Dios no sabe quién soy, y es una pena porque le necesito. O: ¿Tú crees en esto? Cuando toca.

Esta es la imagen de Cristo en España en el siglo XVII. ¿Hoy? Podemos visitar el Museo Guggenheim y visitar la Crucifixion de Antonio Saura de 1959. Bastante lejos de Velázquez, pero muy cerca de nosotros. No por lo que pensemos, sino por aquello que hacemos con la fe. La imposición del relativismo.

O esta otra,

2 replies on “ Anatomía de Grey y Antonio Saura: la imposición del relativismo ”
  1. La secularización social que trajo consigo la revolución francesa afecto también al mundo del Arte. En este sentido creo que es muy interesante como artistas como Picasso, Bacon o Saura utilizan la iconografía de la crucifixión con nuevos y secularizados significados.
    Picasso utiliza la crucifixión como símbolo de su personal angustia vital, de su sacrificio, de la necesidad individual de redención y resurrección, mientras que Bacon o Saura reflejan la brutalidad y el universo kafkiano del siglo XX a través de sus crucifixiones. Es una visión existencialista de la imagen, un interés por la tragedia humana y no la divina. Una representación del sufrimiento universal, prescindiendo de todo trasfondo religioso.

    Sin embargo, no todos los artistas tenían esta concepción de la iconografía religiosa, Dalí llegó a afirmar:

    «En esta época de decadencia de la pintura religiosa… el genio sin fe es más valioso que el creyente desprovisto de genio… Estamos convencidos de que los ateos, y aún los miembros del Partido Comunista (se refiere a Picasso), artistas geniales estarían en condiciones, si así los desearan, de crear grandes obras religiosas… […] lo ideal sería que el arte religioso fuera ejecutado, como ocurría en época del divino Renacimiento, por artistas de genio tan profundo como su fe. […] Es innegable que el arte moderno representa en sí mismo las consecuencias últimas y fatales del materialismo… Los artistas llamados abstractos son funda-mentalmente artistas que no creen en nada… Estoy convencido del próximo fin del materialismo… Veo venir un fabuloso renacimiento de la pintura moderna, que por reacción contra el materialismo actual será nuevamente figurativo y representativo de un nueva cosmogonía religiosa»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *