La honestidad de una ficción: The Florida Project

The Florida Project, una película de Sean Baker, narra la historia en un motel de los suburbios de Florida. La pequeña Moonee es la gran protagonista de la película, una niña de 6 años admirablemente dirigida.



Moonee y Scooty viven en The Magic Castle, un motel en Florida, en un barrio colindante del imperio Disneyland en EEUU. Pero no es el Miami que conocemos de otras películas ni de la publicidad. En este caso, Baker muestra la pobreza, la malnutrición, las drogas y la prostitución de un mundo menos amable que se vive en los suburbios y los moteles que rodean el paraíso Disney.

En la superficie no existe el drama. Los colores, las formas, los personajes, sus risas y vitalidad… Todo es amable para nosotros. Pero detrás de Florida Project existe una gran sacudida a nuestra frivolidad. Todo este decorado pone a prueba nuestra ética y una ficción bien dirigida nos trae a la pantalla la honestidad más abrumadora. Hay que tragar de vez en cuando para seguir presenciando la historia.

Mientras nosotros organizamos nuestro día en nuestras agendas, contestamos mails, vamos al gimnasio y acudimos a nuestras citas con amigos, los niños de The Magic Castle se buscan la vida. Literalmente. Cada día. Desde la mañana hasta la noche. Mienten para conseguir comida, roban en un restaurante gracias a una amiga o venden perfumes falsificados a los turistas que se hospedan en los campos de golf.

El uso espectacular de la paleta de colores, al estilo Anderson, amortiguará el gran golpe que nos produce la película.

El aura de cine independiente rodea cada escena, lo cual me provocó no esperar ningún final. No pretendía encontrar un giro en la historia o algo que evidenciara una “trama”. Pensé que estaba ante un documental ficcionado. Y para mí era más que suficiente. Pero existe. Y es lo que hace que esta película sea redonda. Pero aviso: es un puñetazo en el estómago.

The Florida Project (2017)
Sean Baker
Duración: 115 min.
País: Estados Unidos

Rodada completamente en celuloide de 35 mm, Baker explica: “No quería convertirme en el chico del iPhone”, dice, “funcionó para Tangerine, pero también soy cinéfilo, adoro el celuloide”.

Podéis encontrar The Florida Project en Filmin.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *