Las imágenes construidas de Maria Svarbova

Maria Svarbova (1988, Eslovaquia) es uno de los nombres más aclamados en fotografía en la actualidad. Sus imágenes se muestran en galerías y también en el mundo de la publicidad y la moda. 

Ha trabajado para Vogue, Forbes, The Guardian, Internazionale, Cosmopolitan o El País. También puedes encontrar sus fotografías en portadas de libros. Pero Maria Svarbova no es ilustradora. Sus imágenes no acompañan textos.

María Svarbova
Web: mariasvarbova.com
instagram: @maria.svarbova
Behance: @Aria_Baro

Con 30 años, ya es parte del equipo de YellowKorner, una compañía de fotografía con galerías en todo el mundo. Svarbova estudió Restauración y Arqueología, pero en la actualidad su medio artístico preferido es la fotografía.

Imagen: de la serie Plastic World, Maria Svarbova.

Pero sus imágenes no son fotografías. Claro que la cámara fotográfica forma parte de su proceso creativo, pero hay mucho más detrás de lo que vemos. A diferencia de un fotógrafo, hay una intencionalidad altísima en sus composiciones. Existe una experimentación con el espacio, con el color y con la atmósfera. Existen, además, unas escenas cuidadosamente reflexionadas. Y es precisamente lo interesante de sus imágenes.

“En cualquier tipo de narración, ya sea un retrato o un paisaje, quiero que la gente piense. No quiero revelar toda la historia porque me gusta la idea de la seducción. Son como fotogramas que hacen que quieras ver toda la película. Quieres saber más”, Maria Svarbova (para plastikmagazine.com)

Client: Benny Bee / Photography & Art Direction: Maria Svarbova

Hay una mentira construida detrás de la cámara de la que es responsable. Su trabajo no trata de acudir a la realidad para detener un instante, sino que el valor reside en su capacidad de imaginar escenarios cotidianos cargados de poesía. Objetos ordinarios son los protagonistas. Las imágenes de Svarbova se asemejan más, entonces, a las de un pintor.

Podemos traer a colación las palabras de Berger sobre la fotografía que no es fotografía:

“Se compone un cuadro con objetos y figuras. Este cuadro utiliza un lenguaje de símbolos (a menudo heredados, de la iconografía de la pintura al óleo), una narrativa implícita. Luego se hace una fotografía de ese cuadro. Se fotografía precisamente porque la cámara puede otorgar autenticidad a cualquier conjunto de apariencias, por muy falsas que sean”, John Berger, Otra manera de contar.

En estas escenas, la figura humana ocupa un papel secundario. Aparecen, a menudo, figuras hieráticas, casi egipcias, carentes de sentimientos y emociones. Uno no sabe qué hacen esas personas allí. Incluso puede decirse que hay un silencio contemplativo que recuerda a las obras de Millet.

Las imágenes de Svarbova presentan un silencio contemplativo que recuerda al Angelus de Millet. Fotografía: Maria Svarbova.

Estas figuras, perfectamente dispuestas, recrean escenas temáticas. Incluso la autora ha reconocido que disfruta creando fotogramas desde los cuales el espectador pueda imaginar la película completa. Sin duda, el misterio reina en estas imágenes.

Algo importante de no observar estas imágenes como si fueran fotografías es el concepto de tiempo que se presenta en ellas. Podemos decir que incluso tienen su propio tiempo. Parece detenerse para que podamos contemplar la escena y las personas que se encuentran en la historia. ¿Qué hacen? ¿Por qué están allí? ¿Qué harán después?

Como en algunas escenas de Hopperuna ventana abierta nos convierte en voyeurs de lo que sucede dentro. Las obras de Hopper, como grandes metáforas de la soledad, parecen inspirar el trabajo de Svarbova. En ocasiones, también presenta una soledad en compañía, en la que la aparición de más personas no hace sino acentuar esta misma cuestión.

A la izq.:Music booklet for Taiwan singer Hebe Tien Day by Day. Fotografía: Maria Svarbova. A la der.: Habitación de hotel, ©Edward Hooper, VAGA, Nueva York.

Tal y como cuenta Xatakafoto, actualmente Svarbova trabaja en su serie Piscinas, donde muestra su fascinación por las piscinas públicas de su país Eslovaquía. Las imágenes construidas muestran la estética soviética que ha reinado al otro lado del telón de acero. Si quieres seguir su trabajo, Svarbova publica diariamente en su red social de Instagram.

Imágenes de la serie Piscinas, de Maria Svarbova. Para ver la serie completa: www.mariasvarbova.com
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *