Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

El arte por el arte | October 24, 2014

Scroll to top

Top

La Pintura de fantasía: Rousseau y Chagall

Henry Rousseau
1844 – 1910
Valor del precedente. Se le conoce como el aduanero, porque trabajo como inspector de aduanas. Principal representante de la pintura naif (Infantil, no sujeta a ninguna norma y a ninguna influencia de carácter vanguardista). Es autodidacta, el forja su propio estilo. Tiene a gala prescindir de todas las vanguardias. Como base de su producción: ilustraciones a color de las revistas que le sirven de fuente de inspiración. Pero su pintura carece de preocupaciones estéticas, que incurre en incorrecciones, pero son voluntarias. Ninguna preocupación por la corrección plástica. Que no sea académicamente correcto: no le importa. Incorrecciones que forman parte de su estilo personal: ingenuo, casi infantil. Se complementa con un ingrediente que es el misterio, la inquietud. Su estilo es figurativo. La mayor parte son paisajes con figuras humanas. Son escenarios.

Anochecer de carnaval 1886. Tanto las plantas como losa animales o las figuras humanas aparecen representados con un estilo minucioso. Todo tipo de detalles que es lo que define el arte naif. A ello añade un color intenso, muy vivo, y contrastado. Una luz extraña, atemporal y enigmática que contribuye y señala ese efecto de intriga y misterio. Anochecer de carnaval. Escena nocturna, un bosque de invierno, árboles sin hojas. Un ambiente de por si misterioso. Dos figuras de golpe intenso de blanco. Sin rostro. De las cuales no tenemos explicación en su presencia.

Sorpresa, 1891. Selvas con esas frondosas vegetaciones. Horror vacui, horror al vacío. Paisajes con animales exóticos: lucha por la vida. Elementos con carácter muy detallista.

La gitana dormida, 1897. No importa errores ni defectos. La figura representada de manera poco natural, no es ese el objetivo. La idea: primitivismo e ingenuidad.

Explorador atacado por un tigre, 1904. Las proporciones no se contemplan. Plantas que nos e corresponden a la proporción de las figuras. Lucha por la vida. Plantas como telón de fondo. Definición de la hojas con línea muy definida. Mujer paseando por un bosque exótico, flores de gran formato.

El banquete del león, 1907. Obras esencialmente decorativas. Golpes de color.

Ensueño, 1910. Introduce en ese ambiente selvático un sofá. Ambiente salpicado de animales que asoman.

_______________________________________________________________________________________________________________________________________

Marc Chagall
1887 – 1985
Familia de tradiciones religiosas y que inculcó al artista ese amor por las costumbres rusas. Ese mundo ruso va a formar parte de su universo personal pictórico. Mundo del campesinado, los cuentos rusos… Comenzó a formarse en la escuela de arte de San Petersburgo.

En Rusia se produce un fenómeno curioso: en una generación de artistas se pasa del arte más académico a la vanguardia. Hay un salto de un siglo en una generación. Ese ambiente lo vive Chagall, que se forma académicamente para pasar después a una escuela privada, Leon Blass (hombre ligado al arte) donde descubre las vanguardias, descubre un arte más allá de lo puramente académico. 1910: toma la determinación de viajar a París y allí permanece hasta el estallido de la IGM.

En París entra en el círculo de los cubistas. Evidentemente, Picasso era alguien que aglutinaba, y a través de cubistas conoce a los fauvistas, Matisse, Modigilani… En contacto con esa vanguardia efervescente que hay en París.

El muerto, 1909. Sus primeras pinturas con un estilo marcado por la tradición pictórica rusa. Temas ligados a las costumbres. Aquí un tema un tanto tétrico. Pero nos presenta un pueblo ruso, con sus construcciones de madera, con la figura del muerto, el duelo de los familiares y el violinista en el tejado. Lo hace con un estilo muy ingenuo, con un intento de primitivo dentro de ese arte. Ya es un artista que se despega un poco de la formación académica recibida. Simplificación de las formas y uso del color aplicado en grandes superficies.

La boda rusa, 1909. Uniformidad cromática. Perspectiva en altura. No le importa demasiado las proporciones de los elementos, sino unas composiciones narrativas mas que correctamente formales. Tradición de la boda, del cortejo.

Pero en 1910 llega a París, y su estilo cambia radicalmente. Se reúnen tres tradiciones, tres ingredientes que explican su obra

  • las tradiciones rusas, que siempre están presentes en casi todas las obras que pinta. Alusiones a su Rusia natal
  • contacto con la vanguardia. Contacto que se materializa en unas influencias cubistas que van a geometrizar las composiciones, quebrantar la línea. Articulación del espacio en planos geométricos.
  • El color que él toma de los fauvistas: intenso, chirriante, que marca transiciones como en la obra de Vlaminck.

No tiene mayores preocupaciones espaciales. Su obra refleja un mundo de fantasía, de imaginación. El no transcribe una realidad, no le interesa narrar hechos tangibles, sino reflejar un mundo de fantasía donde todo es posible. Personajes y casas boca abajo.

Yo y la ciudad, 1911. Esta obra es un autorretrato. La cabra: animal muy arraigado en las costumbres rusas. Las construcciones e iglesias con las cúpulas gallonadas, típico ruso.

El poeta, 1911. Obra donde aparece el personaje con anatomía descompuesta geométricamente en facetas. Espacio que se funde con la figura. Visiones simultaneas presentes aunque no del mismo modo que el cubismo. Uso intenso y arbitrario del color. Pero a todo esto añade el ingrediente de la fantasía: el poeta tiene la cabeza al revés. Y esto es una reflexión que hace el artista a propósito del mundo de los escritores y de los artistas. Entiende que los creadores ven el mundo de otra manera. Es una pintura con un carácter decorativo.

Paris visto desde mi ventana, 1913. Con una explosión de fantasía. La persona con dos caras, un gato con cara de persona, un tren que avanza boca abajo… Mundo de la imaginación trasladado al mundo del cuadro. Una ciudad construida a base de volúmenes geométricos. La Torre Eiffel como símbolo emblemático.

El soldado bebedor, 1911 – 1912. Estancia resuelta de manera geométrica, espacio quebrado.

Autorretrato de los siete dedos, 1912 – 1913. Aparece él, no es un retrato de carácter físico, sino un retrato intelectualizado, a la manera de los cubistas. 7 dedos. Perspectiva en altura. Torre Eiffel. Pero, ¿qué representa? Por un lado vemos una nube que levita en la cabeza de Chagall: sus pensamientos: construcciones rusas. Pero también en el lienzo aparecen. Y elementos de su propia iconografía: cabra, mujer volando…

Al llegar la IGM tiene que regresar a Moscu donde continua con su labor artística pero una vez allí, su obra va a adoptar algunas características diferentes. Sin renunciar del todo a ese contacto con la vanguardia (colores intensos, descomposición geométrica) pero su estilo se va a suavizar, se va a hacer algo más tradicional. Esa multiplicación de planos de puntos de vista se reduce. Se mantiene pero se reduce. Su estilo se hace más reposado, menos osado, menos atrevido

Hasta 1922, Chagall colabora además con las instituciones rusas, va a recibir un cargo oficial: director de la academia de arte. Y procura que el arte ruso vaya adquiriendo un enfoque diferente, y nuevo. Sin embargo, a raiz del decreto de Lenin en 1921 (regula la normativa económica pero también la producción artística) prohíbe cualquier arte ligado con la vanguardia. El arte al servicio de la revolución, eminentemente figurativo, realista, y además que contenga un mensaje. Esto hace que artistas, entre ellos Chagall, abandonen Rusia y vaya a Europa. En esos años que reside en Rusia, hace obras que marcan una evolución.

El aniversario, 1915. Se casa. Y vive enamorado, flotando. Y eso pasa al ámbito de la pintura. Es un espacio que recobra una forma más tradicional pero se introducen diferentes puntos de vista, más a la manera cezanniana: mesa diferente a la banqueta. Pero no renuncia al mundo de la fantasía, y se representa levitando en esa luna de miel que vive en ese momento.

 El paseo, 1917. Paisaje reducido al tercio inferior del cuadro, donde sí hace uso de las facetas geométricas. Escena campestre.

La boda, 1918. Ángel que bendice el enlace. En este caso sí hace un mayor acercamiento a la realidad, porque al menos su retrato revela unos rasgos físicos.

Retrato doble con vaso de vino, 1918. Quiere manifestar que su felicidad se apoya en los hombros de Bella. Obra de formato vertical donde de nuevo una vez más ese paisaje con construcciones rusas queda reducido: es una mera referencia, no un paisaje que acompañe a la escena.

Decoración del Teatro Judío de Moscú, 1920. Encargo para pintar los muros. Allí hace una serie de composiciones muy dinámicas, donde además de mantener o aludir a ese mundo de las costumbres rusas, en un teatro  se dedica a las artes escénicas, aprovecha para crear una serie de alegorías a ese mundo. Vemos los bailes rusos, acrobático, mundo circense… unos esquemas estéticos donde surge otra vez la geometrización cubista.

El drama, la literatura, la danza, la música

El pueblo ruso, 1929. En 1929 se marcha de Rusia y regresa a Paris. Allí coincide con emigrantes Judíos, como Modigliani, y permanece unos años, hasta 1941 que emigra a EEUU. Las obras que lleva a cabo a partir de este momento son muy nostálgicas, obras en las que va poco a poco abandonando las influencias que recibe en su primer viaje a Paris, pero donde queda por encima de todo su relación con la fantasía. Nos presenta el pueblo ruso, una escena nevada, con trineo que surca el cielo.

La presenta del cubismo y del fauvismo quedan poco a poco abandonadas por el uso de una pincelada empastada y más nerviosa. Crea atmósferas, línea muy sutil.

La madonna del pueblo, 1942. Remiten a los recuerdos de una Rusia muy presente y que en esos momentos para Chagall era absolutamente desconocida.

Una vez en EEUU lleva a cabo proyectos importantes.

Vidrieras de la Sinagoga Abbell del Hadassah Hospital. Jerusalén 1962. Colores intensos, donde cuenta y narra la historia del pueblo de Israel, pero con composiciones que en algunos casos rozan la abstracción. Las formas y el color como protagonistas.

Cúpula de la ópera de Paris, 1964. Opera de Garnier. Hace esa composición anular en torno a la lámpara, donde de nuevo el color es protagonista. Esas manchas y atmósferas cromáticas flotan personajes que aluden al mundo de la opera, danza, música…